(502)2310-0381


(502)2310-0381


(502)2310-0381


(502)2310-0381


NUESTRA HISTORIA

Erick Leonel Quiroa Ramos, un niño de 12 años que hacía todo lo que a esa edad hace cualquier niño, con la particularidad de distinguirse por tener amigos siempre mayores que él. Le encantaba el fútbol, los videojuegos,fanático del Barcelona. Además de ser un alumno distinguido, siempre fue buen hijo, hermano y amigo. Su mejor cualidad, era una persona que se daba a querer muy rápido.

El 15 de marzo del 2011, dio un giro en su vida y en la de su familia, cuando después de muchos exámenes por fiebres sin causa, le diagnosticaron Leucemia Linfoblástica Aguda. Fue remitido a UNOP (Unidad Nacional de Oncología Pediátrica). Lugar en el cual inició un largo camino, luchando contra el cáncer.

El tratamiento inicial era 102 semanas; pero en la semana 82, se dio la primera recaída, el cáncer regresó. Había que iniciar todo de nuevo y esta vez con un tratamiento más agresivo e invasivo, incluyendo 12 radioterapias. Inició 102 semanas nuevamente, las cuales enfrentó como un guerrero aferrado a la vida. Asistía al colegio, donde siempre quiso que lo trataran como a cualquier estudiante y siempre brindaba una sonrisa sin importar los efectos secundarios del tratamiento.

Su fortaleza y madurez con que siempre enfrentó la enfermedad, lo llevó a mantener a su familia positiva y fuerte como él. Siempre desaprobaba las lágrimas, el dolor, la tristeza y sobretodo hablar de la enfermedad, eran temas prohibidos en su hogar. Mantuvo una actitud positiva y de lucha, ya que él era quien le daba fuerzas a su familia en los momentos más difíciles incluso en sus últimos días.

En la semana 78 del nuevo tratamiento la familia recibió la peor noticia, el 9 de mayo del 2014, el cáncer volvió y esta vez sin posibilidad de sobrevivir.
Erick siempre dijo que su sueño era ir a ver jugar al Barcelona, en el famoso Camp Nou. A pesar del último diagnóstico, toda la familia y amigos se unieron para cumplir su sueño. El cual se hizo realidad junto a sus padres el 17 de mayo, donde partieron a Barcelona, sin él saber su diagnóstico final.

El 1 de agosto de 2014, a sus 16 años Erick Quiroa perdió la batalla contra el cáncer, después de luchar como un héroe y sin duda un guerrero hasta el último momento, durante casi 4 años. Dio una enseñanza de valor a la vida hacia todas las personas. Hoy por hoy todas las personas que tuvieron la oportunidad de conocerlo lo recuerdan por siempre llevar una sonrisa en el rostro y por una mirada de ángel muy especial.

El haber cumplido su sueño de ver jugar al Barcelona generó en él una sonrisa que no tiene precio, y que hoy le da a su familia uno de los recuerdos más preciados de su vida. Su familia ha iniciado la formación de la" FUNDACIÓN ERICK QUIROA, ALAS POR UN SUEÑO" en la cual su fin primordial es cumplir sueños a los niños, niñas y adolescentes con cáncer, ya que las sonrisas que esto genera no tiene precio.

"Erick Leonel Quiroa Ramos, eres la luz que iluminó y seguirá iluminando nuestras vidas. Te amaremos por siempre bebé. Con eterno amor tus papis y tus hermanas. (1998-2014)"